En las últimas décadas, los sonidos ambientales se han vuelto omnipresentes  en las reuniones de iglesia. Las reuniones comienzan con un sintetizador suave y cada canción se conecta a la siguiente mediante estos sonidos. Estos Pads sintéticos o Synth Pads se reproducen suavemente detrás de la oración, la lectura de las Escrituras, las introducciones de canciones, la comunión, y en algunos casos, la predicación. Si tu en tu iglesia no tienes quien toque estos “pads”, no te preocupes. Los “Worship Pads” en todas las tonalidades están disponibles para su compra para suavizar estas y otras transiciones.

Lo que plantea la pregunta: ¿qué está pasando?

La música y la presencia de Dios

A menudo vemos una conexión entre la música y la actividad del Espíritu Santo en la Escritura. Mucho antes de que fuera el rey, un joven David consolo a Saúl mientras tocaba su lira (1 Sam. 16:23). Eliseo no fue capaz de profetizar hasta que un músico se puso en la habitación y empezó a tocar (2 Reyes 3: 14-16). Los profetas del Antiguo Testamento fueron acompañados regularmente por instrumentos musicales (1 Sam. 10: 5; 1 Crón. 25: 1). Los muros de Jericó cayeron ante el sonido de las trompetas y voces (. Josué 6:20). En el Nuevo Testamento, se nos dice que cuando fueron llenos del Espíritu Santo comenzaron a cantar salmos, himnos y canciones espirituales (Ef. 5: 18-21).

 

Esto en parte ayuda a explicar porqué la gente suele sentir la presencia de Dios de una manera más grande en medio de cantos de la congregación. El sonido de los creyentes que sienten al Espiritu, levantando sus voces para proclamar la grandeza de Dios y la gloria de Jesucristo nos hace más conscientes de la bondad, majestad, y la cercanía de Dios.

 

Pero mientras que la música y la presencia del Espíritu Santo pueden estar relacionadas, no son la misma cosa. Es por eso que la lira de David consoló a Saul en un punto y en otra ocasión lo llevó a tratar de clavar a David en la pared con la lanza (1 Sam. 18: 10-11).

 

Utiles Vs Necesarios

 

La música es un medio. Dios es la fuente. Dios a menudo utiliza medios físicos para hacer su trabajo. pero cuando empezamos a ver un medio de gracia como una “necesidad” para el culto este mismo puede tomar sutilmente las características de un mediador(. 1 Tim 2: 5). Creemos que ciertos sonidos musicales nos permiten experimentar la presencia de Dios. Al igual que una vez un líder me dijo la melodía del sintetizador que estaba tocando  “lo estaba sanando”. No estoy seguro de cómo el llegó a esta conclusión.

 

Wayne Grudem dice uno de los “propósitos principales del Espiritu Santo en la nueva era congregacional es poner de manifiesto la presencia de Dios, para dar las indicaciones de como hacer la presencia de Dios conocida.” (Teología Sistemática, pág. 641). Dios puede usar la música como escenario para manifestar su presencia, pero no se requiere la música. Hay una diferencia entre la música que Dios quieres usar a la que le es necesaria. Más a menudo, el Espíritu nos revela la presencia de Dios a través de la predicación y diversos dones espirituales, no simplemente tocando o escuchando música (1 Cor 2:.. 3-5; 1 Corintios 12: 4-7).

 

Lo que hace la música nos afecta emocionalmente. Se pueden ablandar nuestros corazones para escuchar o sentir expectacion. Puede hacer que las transiciones parezcan menos entrecortadas. La música puede cubrir ruidos extraños y establecer un tono reverente, como los preludios de órganos lo han estado haciendo durante años. Pero eso no quiere decir que Dios nos está haciendo consciente de su presencia, o peor, que estamos siendo “llevados a la presencia de Dios”. En su profundo libro(Music Through the Eyes of Faith), música a través de los ojos de la fe, Harold Best advierte,

 

“Los músicos cristianos deben ser especialmente cautelosos. Se puede crear la impresión de que Dios está más presente cuando se está haciendo la música que cuando no lo está; que la adoración es más posible con la música que sin ella; y que Dios, posiblemente, podría depender de su presencia antes de aparecer “. (p. 153)

 

Todo el mundo sabe que un sintetizador no es el Espíritu Santo. Pero a juzgar por los álbumes, vídeos de YouTube, y los comentarios que he escuchado gente hace, podría ser muy necesario aclarar ese punto.

 

Tres Diferencias

 

Así que aquí están las 3 formas en las cuales se puede distinguir al sintetizador (o piano, órgano B3, guitarra eléctrica,  etc.) del Espíritu Santo.

 

Un sintetizador señala a la emoción. El Espíritu Santo señala a Cristo.

La música es un lenguaje emocional. Nos mueve, con o sin palabras. La música puede comunicar alegría, tristeza, temor, celebración, o paz. Pero las emociones que esta comunica son “menos verdaderas.” No sabemos su origen o su objeto. La música por sí sola no puede decirnos que Dios es lento para la ira o que Jesús llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero (Sal 145: 8; 1 Pedro 2:24..). El Espíritu Santo, por el contrario, fue enviado a magnificar a Cristo (Juan 16:14), no sólo afecta a nuestras emociones. Lo hace a través de la iluminación de la Palabra de Dios a nuestros corazones, la distribución de los dones espirituales, y abriendo los ojos para ver la gloria de Cristo (1 Cor 2: 10-13; 1 Cor. 12:.. 4-11; 2 Cor 3,17 -18). Un sintetizador puede crear un ambiente de paz. El Espíritu Santo en realidad da la paz como tambien nos asegura nuestro perdón en Cristo, la soberanía de Dios en nuestras vidas, y su cuidado paternal para nosotros.

 

Un omnipresente sintetizador puede sutilmente comunicar que Dios sólo funciona con un fondo musical. El Espíritu Santo hace las cosas con las palabras solas, o incluso en el silencio.

No hay nada inherentemente malo en la reproducción de música entre las canciones o cuando alguien habla, y puede haber buenas razones para hacerlo. Pero la repetición enseña. Si la gente por lo general  escucha un flujo constante de pads atmosféricos durante la adoración corporativa de su iglesia, ellos pueden asumir que el Espíritu Santo esta “menos presente” cuando el tecladista deja de tocar. Ellos podrían tener problemas para relacionarse con Dios en un servicio religioso más tradicional, donde las canciones son “interrumpidas” por la oración, la lectura de la Escritura, confesiones y credos. Algunos incluso piensan que el Espíritu Santo no es tan activo en esas iglesias, o que esas personas no “tienen” una alabanza genuina. Si siempre reproduces música entre las canciones y al hablar, intenta mezclar ciertas cosas. De vez en cuando puedes comenzar la reunión con una lectura bíblica que hable acerca de alabar en lugar de sonidos ambientales. Terminar una canción y orar o leer una Escritura, sin música de fondo. La gente debe saber que mientras que la música puede apoyar lo que está siendo leído, la Palabra de Dios puede valerse por sí misma. Del mismo modo, la comunión es tan significativa, si no más, sin un sintetizador en el fondo.

 

Un sintetizador puede conectar partes de una reunión. El Espíritu Santo nos une a Dios y entre nosotros.

Una de las razones más comunes para el uso de pads de sintetizador es hacer las transiciones mas suaves. es decir, suavizar las transiciones de una canción a otra. Esto puede ser algo bueno. Pero una reunión de domingo no es una actuación o una producción. Y nosotros no estamos tratando de crear un ambiente musical o atmósfera en la que el Espíritu Santo se sienta “mas comodo”, Dios esta formando a Cristo dentro de nosotros y junto a los demas (Ef. 4: 15-16). Él nos está convirtiendo en un templo en el que habita su Espíritu (Ef. 2: 19-22). Y Dios utiliza todo tipo de medios para hacer eso – la predicación de la Palabra de Dios, el canto, la cena, el saludo del Señor, y una variedad de dones espirituales. La música no es lo que nos une, ni el medio por el cual nos acercamos a Dios, ni el medio por el cual Dios nos unifica. Todo esto se ha logrado en Jesús, nuestro Salvador perfecto y nuestro mediador todo suficiente.

 

Podemos dar gracias a Dios por el regalo de la música y la variedad de instrumentos musicales para fortalecer nuestra fe, alabar apasionadamente con cada cancion. Pero también debemos asegurarnos de que nuestra gente no le asigne a la música un poder que nunca iba a tener.

Articulo Original en Ingles: http://www.worshipmatters.com/2016/03/12/why-a-synthesizer-isnt-the-holy-spirit/

Comparte y Dejanos tu like como forma de agradecimiento

Nuestras Redes:

Tu Dios Es Amor

Charts y Partituras Cristianas

Agregame a tu Facebook Emmanuel Flores

Suscribete a Mis Canales de YouTube:

Clic en el Nombre: Al Piano En Su Presencia

Clic en el Nombre :Canal Principal

Content Protection by DMCA.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *